¡Home, MADIA LEVA!

Madia leva, expresión gallega, que en este caso y debido a sus muchos significados, nos indica un “¡por supuesto!”.

Riberia Sacra el paraíso

La leyenda de nuestro nombre y el carácter de nuestra tierra…

Desde tiempos remotos, antes de los romanos

ROVOYRA SACRATA”, que nos habla del “Robledal Sagrado”, nos cuenta James Frazer en “La rama dorada”, obra donde se recogen las tradiciones celtas en torno al roble; árbol al que tenían por sagrado y guardián del espíritu de la tribu, siendo los bosques de robles lugares de objeto de veneración. Es verdad que la Ribeira Sacra es, entre otras muchas cosas, un enorme robledal. 

Desde las leyendas a lo histórico, allá por los siglos  VIII, IX al XII, XIII…

“RIVOIRA SACRATA”, aceptando que una de las traducciones más comunes de la denominación medieval de Rivoira Sacrata es Ribeira Sacra por la gran cantidad de conventos y monasterios románicos en la zona.

Desde el cielo a las frescas aguas de nuestros ríos….

“RIBEIRA SACRA” o RIBERA SAGRADA como comúnmente la conocemos en la actualidad, zona de una belleza sinigual donde los colores acompañan a nuestros sentidos en los viajes por sus ríos a bordo de un catamarán conociendo las leyendas que nos van narrando los guías, quizás es por ello, que el otoño es una de las mejores épocas para navegar por estos paisajes, cuando los árboles ofrecen una amplia gama de colores y el ambiente roza la morriña.

Cuenta la leyenda que hasta los Dioses se enamoran de ella, que en nosotros se mezclan colores, olores y sabores tan genuinos que nos hacen únicos…

Que dejamos huella en quienes nos conocen, que no hay nadie que venga a visitarnos y no piense en repetir, en volver a visitarnos:

  • Por nuestra gastronomía y nuestros vinos, llenos de sabores a huerta, a tierra, a bosques… Sabores autóctonos que persisten entre nosotros desde tiempos inmemoriales. Vinos con aroma a néctar de Dioses por el esfuerzo titánico de sus viticultores entre las escarpadas laderas donde se alojan sus viñedos, de ahí su nombre de “viticultura heroica”.
  • Por nuestros cielos estrellados, que hacen sonrojar a los cielos más espectaculares de nuestro planeta, cuando en verano miles de estrellas fugaces lo cruzan para hacer realidad esos sueños que cada uno de nosotros les pedimos para ver crecer un poco más esta hermosa tierra donde vivimos.
  • Por esos largos e interminables días, privilegios de ser la región más occidental de la península, en los cuales parece que la luz del sol no nos quiere dejar (casi una hora más de luz, que en verano reflejan el ocaso del sol después de las diez de la ¿noche?), que siente envidia de que venga la luna llena, inmensa, plateada y resplandeciente a celebrar con nosotros fiestas, conciertos, bailes y risas con los de siempre o con los que vuelven a disfrutar de nuestra belleza unos días para recargar la mochila de su vida, que va gastándose en el devenir de los días por estar lejos, llenándose de morriña en esos largos días de invierno.
  • Por “as nosas” “mañanciñas” y “tardiñas” llenas de rojos y naranjas que reflejan la pasión de este pueblo generoso, amable, luchador, que siempre está dispuesto a ofrecer su mejor sonrisa a los que nos visitan para que deseen volver.
  • Por nuestros bosques llenos de senderos interminables que siempre nos conducen a lugares inesperados, llenos de historia o de paisajes que dejan huella en nuestra memoria.

¿No me crees?… Ven tú mismo a comprobar lo que Ribeira Sacra te ofrece…

Paraísos hay muchos, nuestro mundo está lleno de ellos para nuestro deleite, pero Ribeira Sacra sacará de ti lo mejor.

Ribeira Sacra es ese viaje en el tiempo, que nos invita a una emocionante sensación de sentir. Sentir su patrimonio artístico, sus bosques y por supuesto, su gastronomía y sus vinos. Llevarás para siempre en tus recuerdos esos colores, olores y sabores que hacen tan especial a la vida… Los de una tierra llena de sensibilidad y pasión.

Entonces, ¿Ribeira Sacra es ese paraíso que nos cuentan? Definitivamente, MADIA LEVA que SÍ.